Una jueza bloquea el plan de Trump para acelerar la deportación de migrantes

Una jueza federal bloqueó el viernes por la noche un plan de la administración del presidente, Donald Trump, para ampliar el uso de un proceso que acelera la deportación de inmigrantes indocumentados sin la participación de los tribunales de inmigración, según reportan distintos medios.

El procedimiento de “expulsión acelerada” se estuvo utilizando para devolver rápidamente a México a migrantes que fueran atrapados en territorio de EEUU dentro de un área de 100 millas (160 kilómetros) del límite marcado por la frontera sur y que la hubieran cruzado como muy temprano dos semanas antes de ser detenidos.

Pero en el pasado mes de julio, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés), emitió un reglamento para ampliar esta “deportación expedita” al caso de centenares de miles de inmigrantes indocumentados que no lograsen demostrar que permanecieron en EEUU al menos dos años.

La medida excluiría a ciudadanos y residentes legales, tal y como explicó el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés). Tampoco afectaría a personas con casos de asilo u otros trámites migratorios pendientes, o a quienes entraron legalmente y permanecieron en Estados Unidos con visas vencidas.

La jueza de la corte federal del distrito de Columbia Ketanji Brown Jackson emitió este viernes una orden judicial preliminar que frena temporalmente este intento del Departamento de Seguridad Nacional de ampliar la expulsión acelerada.

Como cuenta la web de noticias BuzzFeed, la orden de la jueza entra en vigencia de inmediato: de momento, el DHS no podrá implementar la política, a la espera de que se cumpla el proceso de apelaciones sobre esta cuestión.

“El tribunal rechazó el intento ilegal de la administración Trump de sacar a cientos de miles de personas de Estados Unidos sin ningún recurso legal”, dijo el abogado de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) Anand Balakrishnan, quien se ocupó de este caso en la corte. “Este fallo reconoce el daño irreparable de esta política”.

Funcionarios de inmigración aseguraron en su momento que la nueva política aliviaría las cargas en los asediados tribunales que deciden sobre el destino de los indocumentados y el Departamento de Justicia, además de liberar espacio en los centros de detención de inmigrantes.

Pero Jackson consideró que no había indicios de que los funcionarios tomaran en cuenta también las posibles repercusiones de esa política de aceleración de las deportaciones en las vidas de cientos de miles de inmigrantes indocumentados y sus familias. “Una agencia no puede solo considerar los aspectos luminosos de una política que quiere implementar”, determinó.

Un portavoz del Departamento de Justicia dijo a BuzzFeed que “el Congreso autorizó expresamente al Secretario de Seguridad Nacional a actuar con rapidez para deportar a los extranjeros sin derecho a quedarse en EEUU”, y que la decisión del tribunal de distrito “entra directamente en conflicto con esa concesión expresa de autoridad y excede ampliamente la propia autoridad del tribunal de distrito”.

Actualmente no está claro si ya ha habido deportaciones bajo el marco de la medida ampliada de aceleración de los procesos de expulsión, que según el DHS en un principio se iba a hacer efectiva el pasado 1 de septiembre. El pasado 6 de septiembre, un mes y medio después de que el Gobierno de Trump anunciara la puesta en marcha de la nueva política, un abogado del Departamento de Justicia aseguró a Brown Jackson que la administración no había comenzado a aplicarla, y que no podía decir cuándo lo haría. La orden provisional de la magistrada también dice que después el DHS afirmó que entraría en vigor este viernes.

La decisión de la jueza llega el mismo día en que una compañera suya decidió rechazar temporalmente una solicitud del Gobierno para detener a niños y familias migrantes por un tiempo indefinido.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter