Un hombre salvo a una familia del ataque de un lobo

Era alrededor de medianoche cuando a Russ Fee le despertaron unos gritos frenéticos que llegaban desde un campamento cercano al suyo en el Parque Nacional Banff de Canadá. Desde el interior de su tienda, rápidamente percibió que eran un hombre y una mujer que pedían ayuda.

“Me puse los zapatos. Mi esposa me arrojó una linterna”, cuenta Fee en una entrevista con el programa de radio Calgary Eyeopener. “Salí de la tienda y empecé a correr hacia ellos gritando: ¡Estoy aquí! ¡Estoy aquí! ¿Qué pasa?”.

Fee, de la ciudad canadiense de Calgary, dijo que esperaba encontrar a “dos padres asustados” porque su hijo se había perdido en el bosque. En cambio, la estampa que se encontró fue mucho más angustiosa. La tienda de la familia estaba destrozada, y por la entrada sobresalía el trasero de un gran lobo.

El animal atacó el pasado viernes a una pareja de Nueva Jersey y a sus dos hijos mientras estaban de visita en este parque de la provincia de Alberta. Un episodio definido por las autoridades canadienses como “muy raro”. Pero el desgarrador encuentro podría haber terminado de otra diferente si no hubiera sido por Fee, según informó Canadian Broadcasting Corp.

“Estaremos siempre agradecidos con Russ que vino en nuestra ayuda”, escribió en Facebook Elisa Rispoli, cuyo esposo, Matt, resultó herido en el ataque. La mujer describió a Fee como un “ángel guardián” que probablemente salvó la vida de su esposo. “Podría haber sido mucho peor, y nos sentimos muy agradecidos de que sigamos siendo una familia completa”.

Los Rispolis estaban dormidos en su tienda de campaña en el campamento Rampart Creek cuando un lobo los despertó. “Fue como algo salido de una película de terror”, escribió Elisa en la red social.

Según cuenta la mujer, mientras su esposo intentaba mantener a raya al lobo, ella yacía sobre sus hijos para protegerlos. Ambos gritaban para pedir ayuda. Afortunadamente, Fee los escuchó. Este pareció llevando consigo únicamente la linterna que le dio su esposa.

“Simplemente seguí corriendo hacia él y lo pateé … en la zona de la cadera como si estuviera pateando una puerta”, contó en el programa de radio. “Lo golpeé tan fuerte como pude”. Fee dijo que fue suficiente para asustar al lobo y que soltara a Matt. Después, entre ambos empezaron a lanzarle piedras para que terminara de alejarse.

En Facebook, Elisa cuenta que su esposo fue trasladado a un hospital donde le trataron las heridas que tenía en manos y brazos. “Estamos bastante traumatizados, pero todo está bien”, escribió.

Los funcionarios del parque anunciaron el viernes que el campamento Rampart Creek cerró porque había un lobo en la zona. El personal localizó al animal poco después del ataque,a aproximadamente media milla del campamento de la familia Rispoli, y lo sacrificó, informó el Calgary Herald.

Parks Canada dijo el martes que las pruebas de ADN confirmaron que el lobo que fue sacrificado era el mismo que había enviado a Matt al hospital, según informó este diario canadiense. El campamento reabrió a este lunes.

 

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter