En la que es considerada la ciudad más violenta de México, Fresnillo, Zacatecas, impartieron un curso de capacitación a niños y adolescentes para actuar en caso de balaceras.

Los menores se arrojan al piso y cantan mientras de fondo se escuchan los disparos.