Ricketts y otros funcionarios expresan confianza

en que Nebraska calificará para recibir ayuda federal

A medida que las inundaciones disminuyen lentamente en Nebraska, el costo en los puentes estatales está aumentando y los funcionarios estatales continúan luchando para acelerar la ayuda federal.

Las cosas no serán volverán a la normalidad durante semanas, sino meses, dijo el gobernador Pete Ricketts en una conferencia de prensa el miércoles.

Tres personas murieron en la inundación, y dos personas siguen desaparecidas.

El miércoles por la noche, 79 de los 93 condados del Nebraska estaban bajo estado de emergencia así al igual que 93 ciudades, cuatro naciones tribales y otros cinco gobiernos, como los municipios.

«Este es el desastre nacional más extendido en la historia del estado», dijo Ricketts. «Sabemos que esto va a ser una recuperación que durara meses, ya que la reparación de un puente no es fácil y rápida».

El gobernador dijo que habló por teléfono con el presidente Donald Trump después de que el vicepresidente Mike Pence completara su gira del martes sobre las inundaciones en Nebraska y Iowa.

Ricketts dijo que este dialogo podría ayudar a convencer al presidente de que firme una declaración de desastre para el estado, abriendo el camino para que la ayuda federal repare la infraestructura e incluso ayude a los propietarios de viviendas y empresas afectadas por la inundación.

«El presidente expresó su apoyo al estado de Nebraska», dijo el gobernador.

Tanto Ricketts como Bryan Tuma, el subdirector de manejo de emergencias del estado, dijeron que la cantidad de daños sufridos en Nebraska supera con creces el umbral de la ayuda de desastre, sin embargo, la calificación para la ayuda individual por desastre es complicada.

A partir del miércoles, los funcionarios dieron estas estimaciones preliminares sobre el daño:

»$ 439 millones en daños a la infraestructura, como carreteras, puentes y sistemas de agua.

»$ 85 millones en daños a viviendas y comercios.

»2,039 viviendas dañadas o perdidas.

»340 negocios dañados o destruidos.

»$ 400 millones en pérdidas de ganado, que incluyen pérdidas de la ventisca en el oeste de Nebraska.

»$ 440 millones en las pérdidas de cultivos, que incluyen las tierras que no se pueden plantar este año o que se verán retrasadas en la siembra.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter