Queda un año para obtener las nuevas licencias de conducir avaladas por el gobierno federal

Sólo el 27% de los estadounidenses tiene licencias de conducir respaldadas por el gobierno federal para abordar vuelos comerciales o ingresar a instalaciones federales, y el resto tiene exactamente un año para obtenerlas, informó este martes el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por su sigla en inglés).

Las nuevas licencias de conducir muestran una estrella en la parte superior derecha como comprobante de que cumplen con una ley federal, aprobada por el Congreso en 2005, para fortalecer la seguridad de las cédulas de identidad y las licencias de manejo.

El objetivo de la ley del REAL ID (identificación real), aprobada tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, es impedir que presuntos terroristas puedan burlar las medida de seguridad en los aeropuertos mediante el uso de documentos fraudulentos. Varios de los 19 terroristas implicados en los atentados habían usado cédulas de identidad y otros documentos falsos para obtener licencias de manejo.

Según un mapa interactivo del DHS, los estados de Nueva Jersey, Oregón, y Oklahoma, y los territorios de las Islas Marianas del Norte y Samoa estadounidense, no cumplen con los requisitos de seguridad de las licencias de manejo, pese a que ya habían obtenido una extensión del gobierno para emitirlas.

“Este es un paso importante para fortalecer la seguridad de la aviación comercial, y le urgimos a los viajeros a que se aseguren de que tienen los documentos correspondientes. DHS está comprometido a trabajar con los estados mientras continúan sus esfuerzos para emitir (los documentos bajo) REAL ID para los estadounidenses”, dijo el secretario de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, en un comunicado.

La ley del “REAL ID” estableció las normas de seguridad para la producción y emisión de licencias de conducir en cada uno de los 50 estados de la nación y Puerto Rico, y prohíbe que las autoridades federales acepten como cédula de identificación aquellas que no cumplan con esos requisitos.

Bajo esa ley, los gobiernos estatales deben emitir licencias de manejo a prueba de fraude y con datos biométricos de los usuarios, quienes a su vez deben presentar documentos que comprueben su identidad y estatus legal, incluyendo la tarjeta del Seguro Social.

Por ello, los inmigrantes indocumentados no tienen acceso a las nuevas licencias de manejo, algo que en su momento desató críticas de grupos pro-inmigrantes, que advirtieron que negarles esos documentos sería un riesgo para la seguridad pública.

Según el DHS, sólo el 27% de los adultos estadounidenses ha obtenido las licencias de conducir autorizadas bajo la ley de “REAL ID”,  mientras que una encuesta reciente de la Asociación de Viajes, realizada entre mil adultos, indicó que cerca del 40% no tiene ese documento.

Peor aún, un 57% de los estadounidenses desconoce el plazo del 1 de octubre de 2020 para obtener las nuevas licencias de conducir si quieren abordar vuelos comerciales, y 99 millones de estadounidenses no tienen ningún tipo de cédula de identificación aprobada por el gobierno federal, según esa encuesta.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter