Operación del Servicio Secreto contra el robo de tarjetas en gasolineras. Así puede evitar que le estafen

El Servicio Secreto ha lanzado una operación, bautizada como Impacto Profundo, para limpiar las gasolineras de todo el país de estafadores de tarjetas de crédito.

El skimming, como se conoce en inglés esta técnica, consiste en colocar aparatos electrónicos en los surtidores de gasolina para capturar la información de los clientes que pagan con su tarjeta bancaria. De esta forma, los criminales pueden usar estos datos luego para hacer compras de forma ilegal.

Los agentes del Departamento de Seguridad Nacional han inspeccionado ya más de 400 estaciones de servicio en 16 estados, y han descubierto casi 200 aparatos para robar información bancaria colocados en los surtidores.

Así, con esta operación, la cuarta que realiza en lo que va de año y la más exitosa, según su comunicado, el Servicio Secreto ha evitado pérdidas de hasta seis millones de dólares a los consumidores.

Los estafadores se han centrado en las estaciones de servicio ante la mejora de la tecnología para detectar sus aparatos en los expendedores ATM de los bancos, según señala el agente especial Matthew O’Neill a la cadena NBC.

“Son fáciles de crear, son fáciles de instalar, y pueden conseguir un montón de datos robados de tarjetas de crédito muy rápidamente, y [los criminales] ni siquiera tienen que volver a recuperar” el aparato, ha añadido O’Neill. Según sus estimaciones, el Servicio Secreto intercepta entre 20 y 30 de estos mecanismos cada semana, y cada uno tiene de media datos de 80 tarjetas bancarias.

Dado el alto volumen de clientes, y el hecho de que la mayoría de surtidores están desatendidos, es “difícil pero no imposible” detener a estos estafadores, según el Servicio Secreto.

La recomendación de O’Neill a los consumidores es que paguen en efectivo siempre que puedan, puesto que los aparatos suelen estar instalados dentro del surtidor, lo que convierte en muy difícil su detección. Una forma de asegurarse es comprobar si el panel ha sido abierto; muchas estaciones de servicio colocan sellos de seguridad, que muestran una etiqueta con la palabra “void” si han sido manipulados, según la Comisión Federal de Comercio.

Esta agencia federal recomienda así mismo intentar mover el lector de tarjetas antes de introducirla (si se mueve, es mejor denunciarlo al personal de la gasolinera); usar la tarjeta en modo de crédito en vez de débito para proteger el dinero en caso de estafa; y vigilar la cuenta bancaria regularmente en busca de cargos sospechosos para avisar al banco cuanto antes.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter