Lorena se degrada a depresión tropical mientras se aproxima a la costa noroeste de México

El temporal Lorena se debilitó en la madrugada de este domingo a depresión tropical en su camino desde Baja California, México, hacia la costa del estado de Sonora, en el noroeste del país, según el Centro Nacional de Huracanes de EEUU (NHC, en inglés).

Se espera que el fenómeno meteorológico pierda aún más fuerza mientras se mueve a lo largo de esta zona en las próximas horas.

Pese a ello, podría provocar entre tres y seis pulgares de lluvia en el estado de Sonora, lo que podría producir inundaciones repentinas. También puede generar olas peligrosas en la costa de esa área.

Lorena tocó tierra entre la tarde de este viernes y la madrugada del sábado en el sur del estado mexicano de Baja California coimo  huracán de categoría 1 en la escala Saffir-Simpson. Amenazó varias porciones de esta área con las fuertes lluvias, los poderosos vientos y las imponentes olas que produjo su paso.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de México informó que el huracán tocó tierra en el estado en la tarde de este viernes, en el municipio de Los Cabos.

Por su lado, el Centro Nacional de Huracanes de EEUU (NHC, en inglés), aseguró que Lorena tocó tierra más al norte, cerca de la localidad de La Ventana, alrededor de las 10 pm hora local.

Por ese motivo, perdonó las ciudades balneario de Los Cabos y bordeó la costa oriental de la península mexicana de Baja California el sábado, lo que dio lugar a nuevas advertencias y monitoreos de huracán en esa zona costera.

Se activó el monitoreo de huracán para el territorio continental de México desde Huatabampito hasta Puerto Libertad, dijo el centro de huracanes.

En los días previos, residentes y turistas buscaron protección en casas, refugios y hoteles. En algunos supermercados se vieron largas filas para adquirir comida y otros suministros. Sin embargo, el viernes a última hora del huracán cambió su trayectoria hacia el este, y el cielo sobre Los Cabos empezó a despejarse después de una tarde de olas amenazantes, según The Associated Press. Las dos localidades salieron así de la zona más directamente asociada con los peligros que puede suponer Lorena.

UN TEMPORAL QUE DA SORPRESAS

El temporal tocó tierra una primera vez este jueves en el estado de Colima. Allí su intensidad se redujo, convirtiéndolo en una tormenta tropical. A su paso por el área, arrasó 3.000 hectáreas de plantas y cultivos, pero no provocó víctimas ni daños graves, según el gobernador de Colima José Ignacio Peralta.

Después, Lorena volvió hacia el mar abierto y puso rumbo a Baja California. En su trayecto de acercamiento a la peninsula recobró fuerza como huracán de categoría 1.

Mientras tanto, otra temporal que se encuentra en la misma zona, la tormenta tropical Mario, también se debilitó. Ya no se espera que pueda provocar algún peligro para la costa, según el NHC.

En Los Cabos, un turista estadounidense que fue a la playa con su hijo murió en la madrugada de este jueves después de ser arrastrado al mar, según el funcionario de la protección civil Carlos Godínez. El hijo sobrevivió. Pero Godínez dijo que la muerte ocurrió antes de que se restringiera el acceso a la playa, y que «no era necesariamente atribuible» a Lorena.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter