ICE usa en secreto las licencias de manejar para deportar a migrantes. Y los detectives, para cazar a amantes infieles

 

El Departamento de Vehículos de Motor (DMV, en inglés) de su estado no sólo puede estar suministrando información al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) para atrapar a indocumentados. Además, también podría estar vendiendo sus datos personales a empresas de seguros y grúas, e incluso a agencias de detectives privados dedicadas a investigar posibles infidelidades.

Esto último lo demuestra una investigación periodística de la web informativa Motherboard, que ha accedido a documentación oficial sobre el negocio que Departamentos de Vehículos de Motor de todo el país están haciendo con los datos personales de los ciudadanos que obtienen licencias de manejo o registran sus vehículos.

Además de agencias de detectives, también hay compañías de seguros, de reportes de créditos, o de fianzas, por ejemplo, e incluso cazarrecompensas.

En algunas ocasiones, las empresas compran registros masivos de datos personales (a un precio de un centavo por persona, por ejemplo). En otros casos, sólo les interesa la información de un individuo en concreto. Pero se trata de todas las maneras de un negocio valorado en decenas de millones de dólares.

Los departamentos consultados por la citada web han recalcado que no comercializan ni fotografías ni números de seguro social. Y la venta de datos personales a agencias de detectives está protegida por una ley de los años 90. Pero la preocupación por cómo afecta esto a la privacidad de las personas se acrecienta si se tienen en cuenta los casos de víctimas de abusos domésticos u otros tipos de violencia para las que discreción puede ser sinónimo de supervivencia.

La ley en vigor se aprobó en 1994 precisamente después de que un acosador obtuviera el domicilio de una actriz (Rebecca Schaeffer) precisamente gracias al Departamento de Vehículos de Motor de California. El hombre terminó asesinando a la joven, de tan solo 21 años, pero la norma aprobada para evitar casos similares terminó incluyendo excepciones que permiten vender esos datos.

La información a la venta depende del estado, pero varía entre el nombre y domicilio, hasta, en ocasiones, la fecha de nacimiento, el número de teléfono y la dirección de correo electrónico. La citada web ha indicado casos en Virginia, Rhode Island, Carolina del Norte, Nueva Jersey, Wisconsin, o Delaware, pero aventura que ocurre en muchos otros lugares (se ha informado de ello en Florida y Texas, por ejemplo).

 

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter