Fue a reparar su teléfono a una tienda de Apple. El empleado le robó una foto íntima del celular

 Fue a reparar su teléfono a una tienda de Apple. El empleado le robó una foto íntima del celular

Fue una sensación de presentimiento lo que llevó a Gloria Fuentes a eliminar varias aplicaciones de su teléfono antes de una cita en la Apple Store la semana pasada en Bakersfield, California.

Fuentes borró su dispositivo de todas las aplicaciones de redes sociales, financieras y bancarias antes de reparar su pantalla el pasado 4 de noviembre, y tenía la intención de eliminar también todas sus fotos, pero no tuvo tiempo. Al llegar, le entregó su teléfono a un empleado que comenzó a “jugar con él durante bastante tiempo”, escribió al día siguiente.

“Realmente no le presté atención porque pensé que él estaba haciendo su trabajo, investigando la información de mi seguro o lo que sea”, escribió en Facebook. “Me pidió mi código de acceso DOS VECES en ese período de tiempo y, en ese momento, no pensé en nada”.

Resulta que las preocupaciones iniciales de Fuentes eran legítimas. Cuando llegó a casa encendió su teléfono y notó un mensaje de texto que había sido enviado a un número desconocido, escribió. El contenido del mensaje era aún más desgarrador: Fuentes alegó que el empleado de Apple había revisado sus fotos, recuperó una foto privada y se la envió por mensaje de texto. La foto en cuestión fue tomada hace más de un año, agregó.

“¡Abrí [el texto] y al instante quería llorar!”, Escribió. “¡Este tipo pasó por mi galería y se envió una de mis fotos EXTREMADAMENTE PERSONALES que tomé para mi novio y tenía mi geolocalización activada, así que también sabe dónde vivo!”.

Fuentes dijo que volvió a la tienda y habló con el gerente de la tienda, que dijo que “lo investigaría”. También se enfrentó al empleado, que admitió que el número era suyo, pero afirmó que no estaba seguro de cómo era la foto enviada.

En un comunicado enviado por correo electrónico, Apple le dijo a The Washington Post que están “agradecidos con el cliente” por haber llamado su atención sobre esta situación “tan preocupante”. Apple lanzó inmediatamente una investigación interna y determinó que el empleado actuó “muy lejos de las estrictas pautas de privacidad” en las que trabajan todos los empleados de Apple. “Ya no está asociado con nuestra empresa”, agregaron.

Como señaló Mashable la semana pasada, este incidente no es aislado. El mes pasado, un empleado de la tienda Verizon de 24 años en Park City, Utah, fue arrestado bajo sospecha de un delito grave de tercer grado después de enviarse mensajes de texto a sí mismo con “varias fotos de desnudos” del rollo de cámara de un cliente. La víctima no identificada estaba allí para actualizar su iPhone 5 a un iPhone 8, informó ABC4.

Luego estuvo el incidente de 2016 en Brisbane, Australia, en el que varios empleados de la tienda Apple fueron despedidos luego de las acusaciones de que habían tomado fotos del personal femenino y clientes y robado otras fotos de los teléfonos de los clientes. Según los informes, estos miembros del personal compartieron las fotos entre ellos y clasificaron los cuerpos de las mujeres. Citando una investigación en ese momento, Apple dijo que despidió a varios empleados, pero no encontró “evidencia de que los datos o fotos de los clientes hayan sido transferidas de manera inapropiada o que alguien haya sido fotografiado por estos exempleados”.

Fuentes no respondió un mensaje del martes por la tarde solicitando más comentarios sobre su historia, pero prometió presentar cargos contra el empleado en su publicación. El Departamento de Policía de Bakersfield confirmó el martes que continuaba investigando.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter