El calor abrasador afecta ya a gran parte de EEUU. Pero lo peor aún está por llegar

 

Las temperaturas sofocantes de los últimos días fueron solo un aperitivo. La ola de calor que arrasa dos tercios de Estados Unidos alcanzará su punto máximo durante este fin de semana.

Según el Servicio Meteorológico Nacional (NWS, por sus siglas en inglés), a primera hora del viernes, más de 105 millones de estadounidenses están bajo advertencias de calor excesivo y casi 60 millones más bajo avisos de calor.

La ola de calor cubre una franja de la nación que va desde el centro de Nebraska y partes de Oklahoma hasta Vermont y Massachusetts y el norte de Carolina del Sur.

Autoridades desde Wisconsin a Boston han declarado emergencia por calor, cancelaron clases y movilizaron personal para prepararse para las elevadas temperaturas del fin de semana.

En la ciudad de Nueva York, donde el alcalde declaró el jueves una emergencia por calor, se espera alcanzar los 96 grados el domingo, que con la humedad podrían sentirse como 110 grados, según el NWS y los funcionarios de manejo de emergencias.

El triatlón de la ciudad de Nueva York, que esperaba atraer este domingo a 4,000 participantes de 33 países y 45 estados de EE. UU., ha sido cancelado ante las severas advertencias de calor.

«Después de agotar todas las opciones para mitigar la exposición de atletas, voluntarios, espectadores y personal, no podemos brindar una experiencia segura al evento segura ni un fin de semana de carrera alternativo», dijeron los organizadores en un comunicado el jueves.

La alcaldesa de Chicago, Lori Lightfoot, calificó las temperaturas, que se prevé que lleguen a los 90 grados, con una sensación térmica de 100 grados hasta el sábado, de «emergencia por calor». Lightfoot pidió a los ciudadanos que se tomen la ola de calor en serio. «Uno, no deje a sus hijos en autos calientes … es un error terrible», dijo. «Si te topas con algo como eso, saca al niño del auto y llama al 911».

En Appleton, Wisconsin, donde este viernes se pronosticó una temperatura máxima de 90 grados, el distrito escolar canceló las clases de primaria y secundaria por calor excesivo.

Filadelfia, que se espera que vea los 100 grados el sábado y 99 el domingo, declaró una «emergencia de salud por calor», y la extendió hasta las 11 p.m. del lunes.

Washington, DC, también declaró la emergencia por calor, y el jueves se sumó Boston. Las temperaturas en esta ciudad del noreste llegarán a los 90 grados el sábado y el domingo, pero se sentirán más calientes teniendo en cuenta la humedad. Las temperaturas en Detroit también subirán a los 90 grados el viernes y el sábado.

El jueves, la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA, por sus siglas en inglés) publicó su informe mensual sobre el clima en el que apunta que el mes pasado fue el mes de junio más caluroso registrado en el mundo.

El registro global de datos de la NOAA se remonta a 140 años, hasta 1880. Nueve de los 10 junios más calientes se han registrado desde 2010, dijo la agencia.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter