‘Dreamers’ periodistas: cuando la historia que cuentas es también la tuya

Yunuen Bonaparte era una dreamer más entre la marea de personas reunidas el martes frente a la Corte Suprema de Estados Unidos para el debate sobre si el programa DACA seguirá vigente. Para Bonaparte, la emoción era palpable, excepto que ella no estaba ahí para corear y marchar, como los demás, sino para reportar.

“Quería estar ahí como parte del grupo”, cuenta Bonaparte, fotorreportera y beneficiaria de DACA, “pero creo que era importante más bien estar como periodista. Que haya esa perspectiva de alguien que vive la misma situación”.

“Estar ahí con mi cámara creo que sí me llegó a separar un poco del momento, para ser más objetiva”, agrega, sobre su cobertura para el medio Palabra. “Ya después pude soltar lo que traía embotellado: llorar de la emoción de haber estado allí con tantas personas como yo, que luchan para que sepan que estamos aquí, que aquí fue donde hemos hecho nuestras vidas y que aquí vamos a seguir”, dice.

El futuro de DACA está en vilo. El programa, formalmente la Acción Diferida para Llegados en la Infancia, fue establecido en 2012 por la administración Obama para que jóvenes que llevaban prácticamente toda su vida en el país, y que en realidad no conocen ningún otro, pudieran regularizar temporalmente su estatus migratorio con el fin de seguir estudiando y trabajando.

 El gobierno de Donald Trump intentó terminar el programa, sin que haya aún una alternativa para asegurar el futuro de las casi 700,000 personas que se han visto beneficiadas, conocidas como soñadores o dreamers.

El tema de si DACA dejará de existir ahora está ante la corte. Y pocos saben tan directamente lo que está en juego como Bonaparte y otros periodistas como ella.

Aunque viven con el mismo temor de que les quiten su permiso, han decidido aprovechar su estatus para contar las realidades de su comunidad de la manera más objetiva posible. “La intención es compartir nuestras historias como realmente son, porque así quizá alguien que las lea cambie de opinión”, dice Bonaparte.

Eso también ha motivado desde niño a Brian de los Santos, periodista y beneficiario DACA que ha trabajado en Los Angeles Times y el Desert Sun.

“Desde pequeño miraba cómo se cubría a los latinos y no me gustaba. Yo había crecido conociendo nuestras historias de lucha y emprendimiento, pero no parecían estar en esas noticias, donde nos llamaban ‘ilegales’ o ‘aliens’”, dice De los Santos.

Para José Muñoz, nacido en México pero que desde los 3 meses de edad ha vivido en Estados Unidos, la responsabilidad de hacer periodismo como dreamer también se trata de hacer comunidad.

“La importancia es que los jóvenes que crecieron como yo”, en el Medio Oeste sin saber que había otras personas indocumentadas en quienes apoyarse, “sepan que puedan conectar con gente como ellos, que sepan que no están solos”, dice Muñoz, quien es director de comunicaciones a nivel nacional para el grupo United We Dream.

Una comunidad de apoyo

A principios de noviembre, esa idea de crear más redes llevó a De los Santos a crear un grupo de periodistas indocumentados o beneficiarios de DACA. En el grupo pueden compartir consejos sobre cómo abordar las noticias que los involucran como comunidad y, además, reconfortarse entre sí cuando los afectan los comentarios en algunos medios de cómo las personas indocumentadas son supuestamente criminales.

“Qué mejor para entendernos entre nosotros que tener el mismo estatus. Hablar de lo que está pasando, de cómo informar mejor de estos temas, y también de cómo nos sentimos, de cómo podemos crecer en nuestras redacciones o cómo avisar si está por vencer nuestro permiso”, indica De los Santos.

Por ahora hay unas 20 personas en el grupo, aunque De los Santos espera que se sumen más personas, pues considera que hay muchos más reporteros y comunicadores que comparten en la incertidumbre de que podrían quitarles el permiso.

Espera que todos juntos puedan coordinarse y hablar sobre sus planes si se termina DACA, porque “siempre es trata de buscar cómo movernos y avanzar en una sociedad que no siempre es receptiva a nosotros”, concluye De los Santos.

La audiencia del martes ante la Corte Suprema sugiere que varios magistrados van a votar para que la administración Trump sí pueda eliminar la acción diferida. Eso no desincentiva a estos periodistas.

“Pase lo que pase, el esfuerzo y el poder de los jóvenes indocumentados es lo que llevó a que existiera DACA y es lo que nos va a guiar según qué decidan en la corte”, afirma Muñoz.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter