Javier Hernández entró de cambio con el West Ham, anotó y rescató el empate ante Chelsea, que se ha vuelto su víctima favorita.