Una pareja de Omaha transforma una casa que nadie quería comprar.

Omaha World-Herald

Era la casa que todos tenían miedo de comprar. Con agujeros, las ventanas rotas estaban cerradas con cinta adhesiva, y cada habitación tenía un color diferente y con una peluquería en el piso principal.

Foto antes de la transformación. / Omaha World-Herald
Foto despues de la transformación. / Omaha World-Herald

 

El resultado es un interior luminoso y alegre.

Foto antes de la transformación. / Omaha World-Herald
Foto despues de la transformación. / Omaha World-Herald

La peluquería se convirtió en la suite principal, para que pudieran aprovechar un techo alto y una ventana grande. El antiguo baño principal se convirtió en una oficina doméstica fuera de la sala familiar.

Foto antes de la transformación. / Omaha World-Herald
Foto despues de la transformación. / Omaha World-Herald

Para el diseño de los interiores, paredes grises y acabados blancos

Foto antes de la transformación. / Omaha World-Herald
Foto despues de la transformación. / Omaha World-Herald