Las Agencia Nacional de Gestión de Desastres (BNPB) ha elevado 1,407 la cifra de víctimas mortales tras el terremoto de magnitud 7,5 y el posterior tsunami que golpearon la isla de Célebes (Indonesia) la semana pasada. Este miércoles, un volcán ha entrado en erupción y las autoridades del país asiático han elevado la alerta en la zona al nivel 3 de una escala de 4, según fuentes oficiales.

Columna de cenina que deja el volcán Soputan en erupción este miércoles.

Según informa NBC News, un volcanólogo del gobierno ha dicho que la erupción del volcán Soputan, situado en el norte de la isla de Célebes, puede haberse acelerado tras el temblor del pasado viernes.

El Sotupan ha levantado una columna de humo y ceniza de más de 19,000 pies de altura. Las autoridades han establecido un radio de seguridad de 2,4 millas alrededor del cráter, según la agencia de prevención de desastres, BNPB. No se han ordenado evacuaciones inmediatamente tras la erupción.

Palu, la capital de la provincia de Célebes Central con una población de unos 350.000 habitantes, suma el número más grande víctimas mortales, 1.177,seguida del distrito de Dongalla, con 153, Sigi, con 63 y Parigi Mutong con 12. “Creemos que la cifra seguirá aumentando”, ha dicho el portavoz de la agencia, Sutopo Purwo Nugroho.

Sutopo indica que el 63% de los indonesios en la región afectada no escucharon las sirenas de alerta de olas gigantes y que el 71% de la población de Indonesia nunca ha hecho un simulacro de respuesta a desastres.

El número de heridos graves que se encuentran ingresados en distintos hospitales ha subido a 2,549 y el de desaparecidos ha pasado a 114. Además, las autoridades atienden a 70,821 personas en 141 centros de evacuación y las casas derruidas o dañadas registradas son  65,733.

En 2004, un potente terremoto de entre 9,1 y 9,3 grados en aguas de la isla indonesia de Sumatra generó un tsunami que causó unos 280.000 muertos en una docena de países bañados por el océano Índico, la mayoría en Indonesia. Este país se asienta sobre el llamado “Anillo de Fuego del Pacífico”, un área de gran actividad sísmica y volcánica sacudida por unos 7.000 temblores al año, la mayoría moderados.