El vuelo se dirigía desde Los Ángeles a Honolulu.

Allison Forburger trabaja para la armada en Hawai y se encontraba a bordo del avión cuando uno de los pasajeros empezó a moverse hacia la zona de primera clase de la cabina con una sábana en la cabeza, un asistente de vuelo le pidió que se detuviera pero los disturbios continuaron.

El sospechoso se acercaba al carro de bebidas en la parte trasera de primera clase, el auxiliar de vuelo le pidió que se detenga y que se dirija a su asiento. Los demás pasajeros tuvieron que ayudar a llevarlo hacia su asiento, el hombre llevaba un portatil negro abrazado a su pecho.

Un grupo de personas a bordo en en el avión debieron agarrarlo, fijarlo en su asiento y le colocaron cinta adhesiva para impedirle volver a ponerse de pie.

“Debido a una perturbación durante el vuelo, la tripulación pidió que la policía se dirija a la aeronave en el momento de aterrizar en Honolulu,” dijo American Airlines en un comunicado.

Hola Nebraska