Un niño de 2 años de Nebraska falleció y su hermana resultó herida cuando el viento arrancó un inflable gigante de sus amarres y lo lanzó 30 pies al aire antes de arrastrarlo, con el niño pequeño envuelto adentro, a más de 100 pies de distancia, dijeron las autoridades el viernes.

Los hermanos jugaban en un colchón saltarín, similar a una casa inflable, pero sin paredes, alrededor de las 6 p.m. del miércoles cuando una ráfaga de viento, con una velocidad estimada de 59 millas por hora, lo arrancó de sus amarres.

El oficial de seguridad contra incendios de Raymond, Nick Monnier, le dijo al Lincoln Journal Star que los padres de los niños acababan de bajarse del inflable cuando el viento lo barrió. Monnier informó que Aura fue arrojada a unos 30 pies, pero que el colchón se dobló sobre Caleb y lo llevó más de 100 pies.

El Servicio Meteorológico Nacional había emitido un aviso de viento para el miércoles por la tarde, advirtiendo de ráfagas de hasta 60 mph. Los vientos a lo largo del día superaron consistentemente las 20 mph.

La Junta de Comisiones del condado Lancaster aprobó en agosto una licencia de entretenimiento para JK’S Pumpkin Patch, según el Journal Star. Los propietarios no respondieron un mensaje telefónico de The Associated Press. Según el correo de voz de la compañía, se había cerrado el fin de semana anterior debido a las preocupaciones sobre el tiempo.