A la hora del almuerzo del lunes, unos 100 detenidos en el Centro de Detención de Tacoma Northwest lanzaron una huelga de hambre, para protestar contra las condiciones en la instalación, que es la prisión de inmigrantes más grande de la Costa Oeste. Según los informes, este número creció a 400 el martes, afirma el grupo activista.

Según una carta enviada por correo electrónico a varios medios, los huelguistas de hambre exigen más tiempo de recreación, mejor comida, procedimientos judiciales más rápidos, atención médica más rápida y mayores salarios para el trabajo penitenciario.

este centro carcelario alberga a inmigrantes indocumentados arrestados por oficiales de Inmigración y Aduanas (ICE). La instalación es operada por GEO Group, una compañía privada de Bill Gates.

Ricky, un ciudadano guyanés preso allí durante más de tres meses, se refirió a algunas de esas quejas en una entrevista telefónica el lunes por la noche: “La comida desordena los intestinos de las personas. El menú también parece carecer de variedad. Todos los días, es arroz y fríjoles, arroz y fríjoles”, dice.

Todos los días la gente se queja de la atención médica. Creo que un tipo incluso rompió su rodilla jugando al baloncesto porque el pavimento es muy resbaladizo. Muchos chicos se quejan de cómo tienen luces toda la noche que no permiten que duerman.

Añade que la cárcel paga minúsculos salarios por mano de obra. Para encerar los pisos o limpiar las duchas, Ricky gana US$1 al día. Cuando la prisión reclutó a los detenidos para encerar y limpiar los pisos durante cuatro días, cada trabajador también recibió una barra de chocolate y refrescos para su trabajo.

Ricky dijo que los guardias no habían tomado represalias por la huelga el lunes, pero el ICE ha detenido las audiencias judiciales y que algunas celdas han tenido cortes en la televisión, aparentemente en respuesta a la huelga de hambre.

En un comunicado, el ICE dijo que la acción en el Centro de Detención del Noroeste aún no se ha levantado a su umbral para una huelga de hambre, llamándola en cambio “rechazo de comida”. Sólo después de que los prisioneros se nieguen a comer durante 72 horas, la agencia declara que está ocurriendo una huelga de hambre.

Esta no es la primera vez que los inmigrantes se han lanzado a una huelga de hambre para protestar por las condiciones deficiente en este centro de detención. En 2014, más de 1.200 prisioneros dejaron de comer, algunos pasaron 56 días sin comida y por algunas de las mismas razones por las que los detenidos lanzaron su huelga de hambre el lunes.

Los activistas se están reuniendo actualmente fuera de la prisión y planean realizar una manifestación de solidaridad hoy a las 6 pm.