Trump visita a las tropas en Afganistán y anuncia nuevas negociaciones de paz con los talibanes

El presidente, Donald Trump, viajó a Afganistán para visitar a las tropas desplegadas en este país en el día de Acción de Gracias. Se trata de su primera visita como presidente a esta zona de conflicto. En un discurso televisado, anunció la reanudación de las conversaciones de paz con los talibanes, grupo insurgente radical que aún controla buena parte del país asiático pese a casi dos décadas de conflicto armado en su contra.

Las conversaciones de paz, que se están llevando a cabo en secreto, fueron canceladas por Trump abruptamente en septiembre después de un ataque terrorista que mató a una docena de personas en la capital afgana. Hasta entonces se había logrado algún avance, incluyendo un borrador para la retirada de los 13,000 militares estadounidenses en ese país (el presidente, que pretendía sacarlos a todos, dijo en agostó que se quedarían casi 9,000).

“Los talibanes quieren alcanzar un acuerdo, ya veremos”, dijo el jueves Trump desde el aeródromo de Bagram, donde sirvió comida a los soldados y se reunió con el presidente afgano, Ashraf Ghani. “Les dijimos que tiene que haber un alto al fuego y no querían. Ahora sí quieren un cese al fuego”, aseguró el presidente.

Trump presumió que “las fuerzas armadas estadounidenses y aliadas han prácticamente derrotado a ISIS y su califato”, en referencia al Estado Islámico, grupo cuya principal fuerza estaba en Irak y Siria pero también tiene considerable presencia en Afganistán. Quien fue líder su por muchos años, Abu Bakr Al-Baghdadi, murió en una operación militar estadounidense en octubre.

El presidente de Afganistán, Ashraf Ghani, con Donald Trump el 28 de noviembre de 2019

Ashraf Ghani, el presidente de Afganistán, en una reunión con Trump el 28 de noviembre de 2019. Crédito: Reuters

Hace una semana, insurgentes afganos liberaron a dos profesores de la Universidad Americana de Kabul y a 10 soldados afganos a cambio de tres talibanes de alto rango. Ghani, el presidente afgano, dijo en ese momento que el intercambio era para “facilitar negociaciones de paz directas”.

Dieciocho años después de que Estados Unidos inició la guerra en Afganistán para quitar del poder a un gobierno talibán, el grupo radical islamista sigue teniendo mucha fuerza y realizando atentados a modo de insurgencia. El Gobierno de Ghani no ha sido implicado en rondas pasadas de negociaciones, lo que complica aún más el futuro de las conversaciones de paz.

“No podemos confiar en que los talibanes respetarán lo que pacten”, dijo una legisladora afgana, Raihana Azad, al diario The Washington Post en agosto. Agregó: “Los estadounidenses vinieron a ayudarnos a construir la democracia y apuntalar los derechos humanos. Si se van sin un acuerdo de paz apropiado, solamente viviremos más horrores”.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter