El fiscal general, Jeff Sessions exigió que las “ciudades santuario” vuelvan a colaborar con las autoridades para detener y deportar inmigrantes indocumentados.

“Cuando ciertos estados se niegan a ayudar, a hacer cumplir nuestras leyes, nuestro país es menos seguro” dijo Sessions en una rueda de prensa en la Casa Blanca.

“No deportar a los inmigrantes que han sido condenados por crímenes pone a todas nuestras comunidades en riesgo”.Además agregó que las ciudades o estados que busquen subvenciones del Departamento de Justicia deberán demostrar que cumplen con las leyes federales que persiguen a los inmigrantes criminales o que ingresaron de manera ilegal al país. Es decir que según Sessions quienes no colaboren no tendrán fondos para el entrenamiento policial, partidas económicas para adquirir nuevos equipos, cámaras, y todo lo necesario en materia de seguridad.

Líderes de las llamadas ciudades santuario, como el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio han rechazado las propuestas de Trump y su gobierno asegurando que sus ciudades seguirían siendo un “santuario”.

Las ciudades santuario se niegan a informar al gobierno del estatus migratorio de sus detenidos para evitar que deporten a sus ciudadanos.

Hola Nebraska