Un funcionario del Departamento de Defensa, dice que los militares estadounidenses seguirán recibiendo a reclutas no ciudadanos y que la administración de Trump también continuará una política de larga data, que permite a los miembros de la milicia y a sus familias un camino hacia la ciudadanía si son de países extranjeros.

“Los miembros del servicio de hoy, son elegibles para la ciudadanía acelerada bajo una orden ejecutiva, de julio de 2002 y los servicios militares han trabajado estrechamente con los servicios de ciudadanía e inmigración de Estados Unidos (USCIS) para racionalizar el procesamiento de la ciudadanía para los miembros del servicio activo. La ley asegura que el sacrificio de los no ciudadanos durante un tiempo de necesidad nacional se encuentre con una oportunidad para la ciudadanía temprana, para reconocer su contribución y sacrificio”, dijo el teniente coronel Myles Caggins la semana pasada en un correo electrónico.

Caggins dijo que no hay planes para descontinuar o modificar la iniciativa. El presidente Trump ha sido un ferviente defensor del fortalecimiento de los militares y ha expresado repetidamente sus intenciones, de detener el flujo de inmigrantes ilegales a los Estados Unidos. Sin embargo, no ha dado públicamente una opinión definitiva sobre la política migratoria de los no ciudadanos en el ejército.

La única vez que Trump ha abordado el tema fue el 7 de septiembre de 2016, durante un foro de candidatos presidenciales. Una mujer que sirvió en el ejército le preguntó, si pensaba que una persona que vivía ilegalmente en los Estados Unidos y quiera servir en las fuerzas armadas de los Estados Unidos debería poder permanecer legalmente en el país. Trump respondió: “Creo que cuando ustedes sirven en las fuerzas armadas, es una situación muy especial y yo podría verme trabajando en eso, absolutamente”.

Después de hablar sobre la necesidad de apropiarse de las personas, Trump dijo: “Pero la respuesta es que sería una circunstancia muy especial, sí”. De acuerdo con los datos del Departamento de Defensa, 5.000 residentes permanentes legales, son reclutados cada año bajo las adhesiones militares vitales, para el Programa de Interés Nacional lanzado en 2009. El número promedio de no ciudadanos en servicio activo de 2010 a 2016 fue de 18.700.

El Servicio de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos, estableció la Iniciativa de Naturalización en la Formación Básica en agosto de 2009, con el Ejército para dar a los alistados no ciudadanos la oportunidad de naturalizarse cuando se gradúan. Para el 2013, la Marina, la Fuerza Aérea y el Cuerpo de Marines habían seguido el ejemplo.

En el año 2016 solamente 359 personas del programa del DACA y los también denominados “Soñadores”, fueron alistados en el Ejército, que es la única rama que acepta esta categoría de inmigrantes: “Con respecto a la naturalización, la decisión de ser ciudadano estadounidense es una decisión individual, voluntaria y cada servicio brinda asistencia a los miembros del servicio que buscan la ciudadanía. Por el Servicio de Aduanas e Inmigración de Estados Unidos, más de 109,000 soldados y mujeres se han naturalizado hasta 2015. La lista de inmigrantes que han hecho el último sacrificio en defensa de su nuevo país es  larga y distinguida.”, dijo Caggins.

El 21 de marzo de 2003, el indígena guatemalteco y el marinero estadounidense José Gutiérrez fue uno de los primeros militares en morir en Irak. Se le otorgó póstumamente la ciudadanía completa. Una semana más tarde, el inmigrante mexicano Jesús Alberto Suárez del Solar murió en acción durante una gira por Afganistán.

Alex Nowrasteh, analista de políticas de inmigración del Instituto Cato, dijo que los reclutas deben tener algún tipo de estatus migratorio, reconocido para unirse al ejército, ya sea un receptor de la DACA, titular de la green card o una visa de trabajo o estudiante.

Dicho esto, Nowrasteh afirmó que el ejército es una opción viable hacia la ciudadanía si el individuo acepta los riesgos y la obligación:“Es absolutamente bueno que los inmigrantes sirvan en el ejército estadounidense. Hay una larga historia de no ciudadanos que sirven con distinción en el ejército”.

Hola Nebraska