A pesar de que el presidente firmó el fin de la política de separación implementada por su gobierno, aun resta por definir cuál será el destino de los niños que permanecen en centros de detención