Trump dice estar considerando “seriamente” dar su testimonio en el juicio político en su contra

“Me gusta la idea y, para que el Congreso vuelva a estar enfocado, lo voy a considerar seriamente”. Así ha respondido esta mañana el presidente, Donald Trump, al llamado que realizó la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, para que comparezca en el juicio político que se lleva en su contra en el Congreso.

“Si él tiene información exculpatoria, que le quita culpa, entonces esperamos verla”, aseguró Pelosi el domingo en una entrevista a la cadena CBS. Trump “podría presentarse ante la comisión y hablar, decir todas las verdades que quiera decir, si es que quiere hacerlo”, agregó.

Esta mañana, a través de la red social Twitter, el presidente respondió atacando a Pelosi y descalificando su trabajo en el Congreso y, en concreto, el juicio político en su contra.

Pero, además, el presidente mencionó que la demócrata había sugerido que, si así lo prefería, él podía entregar su testimonio por escrito, y añadió: “Aunque no hice nada mal, y no me gusta darle credibilidad a este engaño sin debido proceso, me gusta la idea y, para hacer que el Congreso vuelva a centrarse, lo voy considerar seriamente”.

Chuck Schumer, líder demócrata en el Senado, se sumó al llamado de Pelosi para conocer el testimonio del presidente: “Si Donald Trump no está de acuerdo con lo que está escuchando, no le gusta lo que está escuchando, no debería tuitear. Debería acudir a la comisión y testificar bajo juramento. Y debería permitir que todas las personas que le rodean vengan ante la comisión a testificar bajo juramento”, dijo.

La Comisión de Inteligencia de la Cámara de Representantes se prepara iniciar la segunda semana de audiencias públicas dentro de su investigación, que incluye el testimonio del hombre que es considerado quizás el testigo más importante: Gordon Sondland, embajador del gobierno de Trump ante la Unión Europea.

Sondland es hasta ahora la única persona entrevistada que sostuvo conversaciones directas con el presidente acerca de la situación, porque la Casa Blanca ha evitado que otras personas cooperen con la investigación.

En su último testimonio antes de que comenzara la fase pública del juicio, Sondland admitió ante los investigadores de la Cámara de Representantes que recuerda haberle contado a un importante asistente del presidente ucraniano que ese país no recibiría asistencia militar estadounidense hasta que se comprometiera a investigar las elecciones de 2016 y al ex vicepresidente Joe Biden.

¿Por qué se está investigando a Trump? ¿Cómo comenzó todo?

Este proceso comenzó en septiembre, luego de que se conociera una denuncia de un informante cuya identidad no se ha hecho pública (whistleblower, en inglés) sobre una posible ilegalidad cometida por Trump en una conversación telefónica el 25 de julio con el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy.

Trump pidió a Zelenskiy que investigara las supuestas prácticas corruptas de Hunter Biden, según desveló el resumen de la transcripción de la llamada que la Casa Blanca publicó tras conocerse la denuncia. Según esta, si Ucrania se comprometía publicamente a investigar a los Biden, Trump aprobaría ayuda militar de millones de dólares que supuestamente estaba siendo retenida por esto.

En cuestión no está que Trump hiciera esa petición, porque aparece en la transcripción publicada por la Casa Blanca (aunque no se sabe si fue editada o borraron partes de la conversación). La clave del juicio político es si Trump presionó a Ucrania y condicionó la ayuda económica a la investigación, el llamado quid pro quo.

Trump y sus abogados han negado que existiera ese quid pro quo. El presidente ha dicho que la llamada “fue perfecta”, es decir, no mostraba ilegalidades.

El informante también denunció que el presidente, los abogados de la Casa Blanca y otros miembros del Gobierno encubrieron los rastros de esta llamada y las violaciones evidenciadas en ésta. Y que pudo haber otras llamadas antes también comprometedoras, archivadas todas en un servidor secreto altamente clasificado.

Los demócratas, que desde enero controlan la Cámara de Representantes, vieron en esta conversación la evidencia definitiva para lanzar un proceso de destitución (impeachment) contra el presidente por corrupción y obstrucción a la justicia. Así lo dijo la presidenta de la Cámara, Nancy Pelosi, quien le aseguró esta semana a Noticias Telemundo: “No tuvimos otra opción más que responsabilizarlo”.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter