Termina con éxito el delicado rescate de 12 niños y su entrenador atrapados más de dos semanas en una profunda cueva en Tailandia. “Han salido y están a salvo”, ha informado a través de Facebook la Armada tailandesa. La tercera y última operación de rescate ha arrancado este martes para sacar a los últimos cuatro niños y a su entrenador. El resto salió en operaciones previas que empezaron este domingo.

Así se pone fin a la agonía de este equipo de fútbol, llamado Wild Boars, atrapado desde el 23 de junio en la gruta. Los chicos exploraban el complejo de cuevas en la provincia norteña de Chiang Rai después de un partido, cuando les sorprendió un aguacero. El agua inundó los túneles dejándoles sin salida.

Un equipo de buzos encontró hace una semana a los 13, hambrientos y acurrucados en la oscuridad de una cámara parcialmente inundada, a una distancia de dos millas y media del exterior.

Después de reflexionar sobre el rescate durante días, las autoridades finalmente decidieron acelerar el proceso ante la previsión de las fuertes lluvias de la temporada. El elevado nivel de agua en los pasadizos, dejó a los chicos la única alternativa de salir buceando.

La primera operación de rescate del pasado domingo duró 11 horas y acabó con el exitoso rescate de cuatro chicos. El lunes, el rescate se redujo a 9 horasUno de los rescatistas falleció el pasado viernes tras quedarse sin oxígeno mientras regresaba al exterior.

Tras conocer la noticia, el presidente de EE.UU., Donald Trump a felicitado por el “gran trabajo” realizado a la Armada tailandesa y los equipos internacionales implicados.

Los ocho niños que salieron anteriormente se encuentran en buen estado de salud. Jesada Chokdumrongsuk, vicedirectora del Ministerio de Salud Pública, ha apuntado este martes que los primeros cuatro niños rescatados, de entre 12 y 16 años, ahora pueden comer alimentos normales.

Añade que dos menores posiblemente tengan una infección pulmonar, pero que en general los ocho están “sanos y sonrientes”. “Los niños son futbolistas, por lo que tienen un sistema inmunológico alto”, ha dicho. El segundo grupo de rescatados tiene entre 12 y 14 años. Los familiares de algunos niños solo les han podido ver, de momento, a través de un cristal.