El domingo por la mañana una horrible escena se produjo en el estacionamiento de un Walmart de San Antonio, TX. Una llamada de un empleado de Walmart diciendo que había un camión estacionado y gente pidiendo agua condujo al descubrimiento de decenas de presuntos inmigrantes indocumentados dentro de un vehículo de 18 ruedas.

Las autoridades dijeron que al menos 9 personas murieron y más de una docena fueron evacuadas con lesiones que amenazan su vida. El aire acondicionado del camión no funcionaba, en un día que las temperaturas alcanzaban entre los 90 y 100 grados en San Antonio.

Algunos estadounidenses no están dispuestos a aceptar la presencia de los inmigrantes indocumentados, aún así cuando ellos se encuentran en peligro de muerte como sucedió en este caso. Pero esto no llama la atención ya que el actual presidente de los Estados Unidos cada vez que tuvo la oportunidad se encargó de demonizar a los indocumentados.

Los nuevos controles más estrictos del gobierno de Trump llevó a que muchos centroamericanos ni intenten entrar al país de manera legal por temor a ser rechazados por lo que buscan ingresar al país ilegalmente con métodos peligrosos.

En el mes de mayo, el grupo sin fines de lucro Human Rights Watch publicó un informe alegando que los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza o CBP, estaban rechazando la entrada o deteniendo posibles solicitantes de asilo. A principios de este año, el American Inmigration Council presentó una queja contra CBP que protestaba contra la “denegación sistémica de la entrada a los solicitantes de asilo”. Un portavoz del CBP dijo al respecto que no hubo “cambios políticos” que afectaran a los solicitantes de asilo. Pero lo cierto es que los hechos demuestran lo contrario.

Cuando sucedió la tragedia, se hizo tendencia el hashtag #SanAntonioWalmart pero no precisamente para brindar apoyo en su totalidad, sino que fueron muchas las personas que sin compasión por el accidente pedían la construcción de un muro o reprimir a las ciudades santuario.

Bajo la ley actual, las víctimas de la trata cooperan con el gobierno en la identificación y enjuiciamiento de los líderes de tales operaciones ilegales y puedes ser elegibles para el asilo bajo el programa de visas “T”. Los principales receptores de las visas “T” además de cooperar con funcionarios estadounidenses, tienen que demostrar que enfrentan dificultades o daños si fueran retirados de los Estados Unidos.

Más allá de la tragedia de San Antonio, lo real es que construir un muro nunca será una política de inmigración coherente y efectiva. Según la última encuesta de la CNN casi 2/3 de los estadounidenses favorecen un camino hacia la ciudadanía para los indocumentados.

Reprimir a las entradas ilegales solo provocará que la gente continúe arriesgando sus vidas en manos de contrabandistas. Los contrabandistas que están involucrados en el incidente de San Antonio merecen ser procesados hasta el máximo por la ley. Los inmigrantes rescatados y heridos, entre ellos niños, merecen apoyo y compasión, no condena ni que se los juzgue.

Uno de los oficiales de policía que llegaron a la escena del incidente, dijo que seguramente se trate de un caso de tráfico de personas. San Antonio está a pocas horas en auto de la frontera con México, el clima es seco y caluroso por lo que tener ventilación en un coche es primordial más aún si son muchas las personas que viajan dentro.

Sin embargo este hallazgo no se trata de un caso aislado, los oficiales aseguran que esto ocurre con frecuencia durante las noches. Muchos inmigrantes cruzan de manera clandestina la frontera llevados por peligrosos traficantes indocumentados a los que se llama “coyotes”.

 

Hola Nebraska