Mientras la medida ha sido calificada por organizaciones humanitarias como un crimen para la humanidad, los médicos advierten de sus peligros para la salud