Senado de México prohíbe jalones, bofetadas, manotazos o golpes como castigos a menores de edad

Los castigos corporales como jalones, chanclazos y pellizcos para disciplinar a los niños están en vía de ser prohibidos en México después de que el Senado aprobara este martes por unanimidad un dictamen en la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes, que ahora queda en manos a la Cámara de Diputados para su votación final.

La modificación fue presentada por la senadora Nestora Salgado García, de Morena y es una adición de un párrafo al artículo 44 de la Ley en el que queda constancia que “queda prohibido el uso del castigo corporal en todos los ámbitos, como método correctivo o disciplinario a niñas, niños y adolescentes”.

Del mismo modo indica que “corresponde a quienes ejerzan la patria potestad, tutela o guarda y custodia de niñas, niños u adolescentes, la obligación primordial de proporcionar, dentro de sus posibilidades y medios económicos, las condiciones suficientes para su sano desarrollo”.

Castigos severos

Seis de cada 10 menores de entre uno y 14 años han experimentado algún tipo de violencia como método de disciplina, según un informe de UNICEF que se destaca en el dictamen que votó el Senado y que también denuncia que uno de cada 15 niños y niñas han recibido alguna forma de castigo severo como jalones de orejas, bofetadas, manotazos o golpes como método correctivo.

“La escuela y la vía pública son dos entornos donde suceden ocho de cada 10 agresiones contra niñas, niños y adolescentes entre 10 y 17 años. Mientras que el hogar es el tercer lugar en donde están expuestos a la violencia”, son otros de los datos relevantes que recoge el informe de ese organismo internacional.

En la tribuna, la presidenta de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia, Josefina Vázquez Mota, destacó que con esta medida, que fue aprobada por 114 votos a favor, se evitarán castigos extremos que terminan en lesiones de moderadas a graves y en ocasiones la muerte.

Sustentó su declaración con datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI)  Inegi, cuyos registos muestran que entre 2012 y 2017 fueron asesinados casi 2,600 menores de 15 años y “el 42% fue a manos de algún familiar en sus hogares o por maltrato”.

¡Llévanos contigo! Síguenos en Facebook o Twitter