El no dormir bien le podría causar enfermedades crónicas como alta presión y niveles elevados de azucar en la sangre.