El gobernador de California, Jerry Brown, comparó al presidente Donald Trump con un hombre fuerte cuya meta de cercar la frontera entre Estados Unidos y México evoca otras barreras infames del pasado: “El muro, para mí, es un recuerdo demasiado fiel al Muro de Berlín”, dijo en una entrevista difundida el domingo.

La referencia señalada sugiere que el presidente era, al igual que los líderes de la Alemania comunista hace varias décadas, tratando de restringir los movimientos de personas de ambos lados, a pesar de todo lo que tienen en común: “Hay mucho olor aquí de un tipo de hombre fuerte”, recalcó.

“Creo que los estadounidenses deben ser muy cuidadosos cuando hacemos cambios radicales como un muro de 30 pies que mantiene separados a dos naciones”.

Trump hizo que la extensión de las paredes que bordean las partes de la frontera de casi 2.000 millas, una promesa de campaña central. Las empresas que buscan construir el muro deben enviar pronto documentos conceptuales para hacer barreras inclinadas que son estéticamente agradables en el lado de los Estados Unidos. Aún no está claro cómo la administración pagaría por el muro.

Brown dijo que aunque California luchara “muy duro” contra la pared, la gente no debería esperar arrepentimientos: “Seremos estratégicos y haremos lo correcto desde el punto de vista humano y hasta lo diría cristiano, para no tratar de esta manera a otros seres humanos”.

El gobernador disputó la sugerencia de Trump de que la inmigración era una amenaza, convirtiéndola en un activo: “Mire a su alrededor en muchas de nuestras industrias”, dijo, citando el sector agrícola estatal multimillonario y el centro tecnológico de Silicon Valley: “Veinticinco por ciento de la población de California nació en el extranjero, es nuestro dinamismo”.

Brown, quien visitó la capital del país la semana pasada para reunirse con funcionarios federales, dijo que está dispuesto a trabajar con Trump y otros republicanos en temas como inmigración, atención de salud y especialmente, infraestructura. Llamó a un proyecto de ferrocarril propuesto para aliviar la congestión del tráfico entre San Francisco y Silicon Valley “una prueba real” para el presidente. El plan es opuesto por los republicanos en California, dijo el gobernador: “Aquí hay una oportunidad para que el presidente Trump esté por encima del juego político, esto es sobre infraestructura”, y añadió: “¿Él cree en un proyecto de construcción de un muero está preparado preparado para los obreros estadounidenses? -Pues saldrá muy costoso.”

Cuando se le preguntó qué podía aprender Trump con el predecesor de Brown, el ex gobernador republicano Arnold Schwarzenegger, dijo que el presidente podría ser mejor en la elección de sus batallas: -No pelees con todos -le aconsejó Brown a Trump- y contunió: “Y tiene que hacer más aliados que enemigos, es simple, la política es la adición, no la sustracción”.

Brown, que está en su cuarto mandato no gubernamental consecutivo y que cumplirá 79 años el próximo mes, dijo que el papel del líder del Partido Demócrata nacional estaba abierto para ser tomado, pero no será él, dijo el confirmó, porque “he corrido por todas las oficinas y ya no queda nada”.

Hola Nebraska