El modus operandis de los criminales: exigen dinero a sus víctimas luego de que las personas contactan a una supuesta masajista que ofrece sus servicios en facebook.