Una multitud de unos 150 habitantes de una comunidad irrumpió en una prisión del estado mexicano de Puebla, donde estaban detenidos dos supuestos secuestradores de niños, sacó afuera de la prisión a los detenidos para lincharlos y después quemarlos vivos, según ha informado este miércoles la Secretaría de Seguridad Pública estatal. Las autoridades han descartado después que las víctimas hayan cometido algún delito.

 

Los sospechosos, Alberto N. de 53 y Ricardo N. 22 años, habían sido detenidos en la comunidad de San Vicente Boquerón, municipio de Acatlán de Osorio. Después les trasladaron a la cárcel, pero los vecinos no quedaron satisfechos.

Secondary Leader

 

Más de cien personas “enardecidas” sacaron de la prisión a estas personas, “los ataron y les rociaron gasolina para luego prenderles fuego en la plaza central de la localidad”, según han informado las autoridades del estado.

 

Familiares de los dos linchados acudieron al lugar pocos minutos después de los hechos, rechazaron los cargos de secuestro y aseguraron que solo eran unos campesinos. Según informa el periódico mexicano El Universal, la fiscalía general ha iniciado una investigación por homicidio calificado de las dos víctimas que eran “campesinos” y se ha descartado de forma preliminar que hubieran participado en algún delito.

La gobernadora electa del estado, Martha Erika Alonso, condenó el linchamiento y lamentó que las autoridades se vean rebasadas. “Las autoridades municipales de Acatlán de Osorio están rebasadas para brindar seguridad. Condeno enérgicamente los linchamientos suscitados, es inadmisible hacer justicia por propia mano”, señaló la gobernadora electa.

 

Decenas de personas que estaban presentes optaron por tomar vídeo con sus teléfonos móviles para subirlos a las redes sociales, donde el linchamiento se ha convertido en una tendencia en México.

 

La Secretaría de Seguridad Pública del estado de Puebla informó que se investigará el linchamiento y también la razón por la cual la presidencia municipal de Acatlán de Osorio “no informó en tiempo para activar el protocolo” de seguridad.

 

Un antecedente de este linchamiento sucedió en octubre de 2015 en la comunidad de Ajalpan, donde los pobladores lincharon y quemaron vivos a dos hombres que hacían encuestas tras acusarlos de secuestro.