La noche del jueves sonó como la Parte 2 del 4 de julio cuando un bombardeo de fuegos artificiales atravesó el área de Omaha.

La gente inundo los centros de despacho del 911 para los condados de Douglas y Sarpy con quejas por los fuegos artificiales.

El número de quejas el jueves a ambos centros del 911 fue más del doble que hace un año. La mayor parte de las llamadas de Omaha, unas 400, llegaron de 7 a 10 p.m., dijo Dave Sleeter, director del centro 911.

Los funcionarios de ambos condados dijeron que es posible que la tormenta que golpeó el área de Omaha el miércoles por la noche afecto las explosiones de fuegos artificiales del 4 de julio y la llevó a continuar el jueves por la noche.

Según la ordenanza de la ciudad de Omaha, era ilegal encender fuegos artificiales después de las 11 p.m. el 4 de julio.

La alcaldesa Jean Stothert tuiteó el jueves que no hay excepciones en la ordenanza de fuegos artificiales de la ciudad por el mal tiempo.

El Departamento de Policía de Omaha emitió 32 citaciones por infracciones de fuegos artificiales entre el 25 de junio y el 5 de julio, y casi un tercio de las emitidas el jueves.

Debido al alto volumen de llamadas, algunas personas alrededor de las 9:30 p.m. el jueves no logro contactarse al 911, dijo Sleeter en un comunicado.

“Hasta donde sabemos, el problema se resolvió en una hora”, dijo el comunicado.

Las quejas volvieron a aparecer el viernes por la noche. Los despachadores recibieron varias llamadas sobre fuegos artificiales, aunque el número parecía haber disminuido desde el jueves.

William Muldoon, director del centro 911 del condado de Sarpy, dijo que recibió aproximadamente 200 llamadas de reclamos de fuegos artificiales entre las 8 y las 10:30 p.m. jueves. Estimó que era más del doble de llamadas para todo el pasado 5 de julio.

En Bellevue y Papillion, es ilegal encender fuegos artificiales después de la medianoche del 4 de julio, aunque los departamentos de policía de ambas ciudades dijeron que no se emitieron citaciones.

Un oficial de la policía de Bellevue dijo que eso se debe a que cuando llega la policía, el área reportada a menudo es despejada.

Dan Zongker de Papillion dijo que su vecindario ha sonado “como una zona de guerra” durante los últimos 11 días. Sus dos perros están tan conmocionados que no han estado comiendo.

“No me malinterpreten, me encanta el 4 de julio, y me encantan los fuegos artificiales, pero ahora que son 10 días y son ilegales … es demasiado”, dijo Zongker. “Los perros no pueden dormir. No podemos dormir “.

 

Autor:
World-Herald News Service
Traducción:
Daniel Herrera – Digital Media S.