¿Qué pueden hacer 5200 militares en la frontera? Muy poco

Anticipándose a la caravana de migrantes hondureños que busca cruzar la frontera de EEUU y México, el presidente Donald Trump ordenó el envío de 5,200 soldados a la frontera. Pero ahora que las tropas se han desplegado, pueden encontrarse con muy poco que hacer, según funcionarios familiarizados con los planes.

No se les permite detener a inmigrantes como lo hacen los agentes fronterizos. En su mayor parte, están colocando barreras de alambre de púas y construyendo tiendas de campaña para ellos y para la Patrulla Fronteriza.

Relacionado: Deportaciones en la frontera alcanzan la máxima cifra en 2018

Las únicas tropas armadas son la policía militar, que está allí para proteger los campamentos donde se alojan las tropas. Si bien algunas tropas llevarán armas, lo harán solo para defenderse y no interactuarán directamente con los inmigrantes.

La operación, renombrada esta semana de “Operación Patriótica” a “Apoyo en la frontera”, costará un mínimo de $200 millones, según cálculos, y la cantidad de tropas involucradas podría aumentar hasta 15,000, según las cifras de Trump.

Trump ha dicho que las tropas están defendiendo la frontera y las ha llamado “muro humano”. Sus críticos calificaron la decisión como un truco de campaña diseñado para impulsar el miedo a la inmigración antes de las elecciones de medio término.

Los oficiales lo utilizan como un ejercicio de preparación, con la esperanza de que al menos se entrenen en la frontera y esto se pueda usar en futuros despliegues.

Un funcionario de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU dijo que los agentes están felices de tener apoyo para trabajos como el despliegue de alambradas.

Relacionado: Trump endurece el asilo al negar ese derecho a los inmigrantes que crucen ilegalmente la frontera

“Creo que están contentos de que los militares estén haciendo el trabajo que los agentes no quieren hacer”, dijo el funcionario, quien habló bajo condición de anonimato.

La mayoría de las tropas están en Texas, incluso en el Valle del Río Grande, la sección de mayor tráfico de la frontera sur. Otros se extienden a lo largo de otros sectores en California y Arizona. Algunos sectores, como El Paso, han dicho que no saben si o cuándo tendrán tropas que los apoyen.

“Nuestros miembros del servicio están realizando tareas a lo largo de la frontera sudoeste en apoyo de Aduanas y Protección Fronteriza y continuarán haciéndolo hasta que nuestros líderes superiores indiquen lo contrario, incluido el comandante en jefe”, dijo Mike Kucharek, jefe de comunicaciones integradas para el Comando Norte de los Estados Unidos, que está supervisando la misión.

Las últimas cifras sobre la caravana de migrantes predicen que entre 3,500 y 5,000 han llegado a la Ciudad de México y planean viajar al norte a los Estados Unidos en algún momento durante el próximo mes.

Es poco probable que todos crucen la frontera sur en un día, pero incluso si lo hicieran, no se espera que el número abrume a los agentes fronterizos. En septiembre, el último mes para el que hay datos disponibles, los agentes fronterizos arrestaron o negaron la entrada a 1,685 inmigrantes indocumentados por día en promedio.

CBP es la mayor agencia federal de aplicación de la ley en los Estados Unidos, con más de 40,000 oficiales jurados y más de 60,000 empleados en total.