El departamento de Policía de Omaha quiere recordar a los ciudadanos de Omaha, que disparos como celebración puede tener resultados trágicos.

Cualquier bala disparada de un arma de fuego, incluso al aire, debe aterrizar en algún lugar. Aquellos que ilegalmente disparan causan daños materiales, lesiones o la muerte.

El Departamento de Policía de Omaha y la ciudad de Omaha está comprometido con su política de cero tolerancia con la utilización ilegal de armas y su iniciativa para combatir la violencia armada en nuestra comunidad.

Durante los días festivos, queremos recordar al público que la descarga de un arma de fuego dentro de los límites de la ciudad no sólo es ilegal, pero potencialmente mortal, y cualquier infractor será detenido.

 

 

Autor:
Daniel Herrera – Digital Media