Riki, un policía K-9 antibombas de Omaha que ha prestado servicios durante casi tres años, se retirará, anunció el departamento el lunes en una publicación en Facebook.

Riki fue entrenado para detectar y responder a olores explosivos. Cuando no estaba trabajando en su turno habitual en Epply Airfield, Riki trabajó para mantenerlos a todos a salvo en la Serie Mundial de Universidades, entre otros eventos.

 

Rike se jubila antes de tiempo debido a convulsiones.