Periodista saudita fue estrangulado o asfixiado antes de ser descuartizado: fiscal general turco

FILE - In this Feb. 1, 2015, file photo, Saudi journalist Jamal Khashoggi speaks during a press conference in Manama, Bahrain. A pro-government Turkish newspaper on Wednesday, Oct. 17, 2018 published a gruesome recounting of the alleged slaying of Saudi writer Jamal Khashoggi at the Saudi Consulate in Istanbul, just as America's top diplomat arrived in the country for talks over the Washington Post columnist's disappearance. (AP Photo/Hasan Jamali, File)

El periodista Jamal Khashoggi, residente en Estados Unidos, fue estrangulado o asfixiado apenas ingresó al Consulado de Arabia Saudita en Estambul y su cuerpo fue posteriormente desmembrado y eliminado, dijo el miércoles el fiscal general de Turquía.

 

Después de semanas de filtraciones, los comentarios de Irfan Fidan marcan el primer relato detallado por parte de los funcionarios turcos de lo que creen que le sucedió a Khashoggi después de que desapareció el 2 de octubre.

Fidan no ofreció ninguna evidencia de su versión de los acontecimientos.

La muerte de Khashoggi, columnista saudita del diario The Washington Post y crítico del gobernante de facto de Arabia Saudita, el príncipe heredero Mohammed bin Salman, provocó indignación global y dejó el reino frente a una crisis.

Arabia Saudita ha cambiado repetidamente su versión de lo que le sucedió a Khashoggi después de que ingresara en su consulado hace casi un mes.

El presidente Donald Trump ha llamado al esfuerzo por ocultar el asesinato de Khashoggi como “el peor encubrimiento posible”.

Después de negaciones vehementes de que Riad estuvo involucrado en la desaparición de Khashogui, los funcionarios sauditas admitieron el 19 de octubre que el disidente murió en el interior del edificio.

Pero durante días mantuvieron que la muerte de Khashoggi fue un error cuando el intento de los agentes que actuaron por su cuenta de persuadirlo para que regresara a Arabia Saudita se convirtió en una pelea mortal.

El fiscal general de Arabia Saudita admitió el jueves que las pruebas compartidas por los funcionarios turcos sugieren que el asesinato de Khashoggi fue “premeditado”.