Todos los padres saben de los peligros de asfixia que vienen con objetos pequeños, pero después de que su hija de dos años murió casi sin síntomas, George Asan está advirtiendo a los padres sobre las baterías de botón.

En un video desgarrador que hizo con Children Accident Prevention Trust (CAPT), Asan comparte que después de que su hija, Francesca, tragara una pequeña batería en forma de botón, no se ahogó. De hecho, en el exterior, Asan dice que no había señales de que algo estuviera mal, pero en el interior, la batería comenzó a corroer cuando entró en contacto con el fluido del cuerpo, causando sangrado interno, que finalmente resultó en su muerte.

“Es muy difícil para mí hablar de perder a Francesca, me siento culpable, pero no vimos nada mal, no hay señales”, dijo George en el clip. “Encontramos que era una batería de botón y enseguida fui al armario y vi que era una de las baterías de repuesto, en la caja original de las gafas 3D de nuestro TV.”

Estas baterías de botón son más comunes de lo que parece. Se encuentran en audífonos, relojes, tarjetas de felicitación musicales, controles remotos, juguetes y más -y a menudo los productos incluyen una batería de repuesto en el empaque, lo que hace aún más fácil para los niños pequeños tomarlos para jugar. Según el Children’s Hospital de Filadelfia, más de 3.400 niños se tragaron estas baterías en 2010.

Si sospecha que su hijo ha tragado una batería de botón, la CAPT dice que debe tratarla como una emergencia y buscar atención médica inmediatamente, incluso si su hijo no está mostrando síntomas.

“Si una batería de botón, en particular una batería de botón de litio, se queda atascada en la garganta o el esófago, la energía de la batería puede reaccionar con la saliva para hacer que el cuerpo cree soda cáustica: “Esto puede quemar y crear un agujero a través de la garganta y puede llevar a sangrado interno grave y posiblemente la muerte. La reacción puede ocurrir en tan sólo dos horas”.

Para mantener a su niño seguro, recomiendan tomar las precauciones siguientes:

• Mantenga todas las baterías de repuesto fuera del alcance y de la vista de los niños, idealmente en un armario con cerradura alta.

• Mantenga los productos con baterías fuera del alcance si el compartimento de la batería no está asegurado con un tornillo.

• Evite los juguetes de los mercados o tiendas emergentes, ya que pueden no cumplir con las normas de seguridad.

• Enseñe a los niños mayores que las baterías de botón son peligrosas y no juegan con ellas ni las dan a hermanos y hermanas más jóvenes.

• Recuerde que incluso las pilas usadas pueden ser peligrosas, así que recíclelas por seguridad.

Hola Nebraska