Benjamin Thompson de 36 años fue condenado por conducir ebrio, terminando en una colisión que dejó a su hija de 8 años de edad en estado vegetativo.

Tres de los cargos son de abuso infantil por negligencia y uno por no detenerse a buscar ayuda tras el choque.

El hecho se produjo en Omaha el 24 de octubre, las tres menores que iban con el en su coche son sus hijas.

Hola Nebraska