Cuando los restaurantes se hacen cada vez más caros, también se puede jugar en la nieve, visitar museos o permanecer en casa