A pesar de una serie de noticias sobre los canadienses que han sido rechazados en la frontera de los Estados Unidos desde que el presidente estadounidense Donald Trump anunció sus polémicas prohibiciones de viajes a principios de este año, parece que se les niega la entrada a menos canadienses.

Las estadísticas de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos muestran que 2.600 viajeros canadienses fueron rechazados durante los dos primeros meses de este año 2017, frente a 3.500 durante el mismo período en 2016.

Además, las denegaciones de los canadienses en los cruces terrestres estadounidenses cayeron un 8,5% entre octubre y finales de febrero, en comparación con el mismo período de cinco meses del año anterior.

Los defensores canadienses de la inmigración y las libertades civiles dicen que los números no pueden contar toda la historia.

El abogado de inmigración Lorne Waldman dice que la disminución de la tasa de rechazo podría ser el resultado de que las personas estén mejor preparadas de lo que solían ser, y por lo tanto son menos las que son rechazadas como resultado: “La gente en Canadá solía dar por sentado que sólo podían ir a la frontera e ingresar sin problemas… Pero ya no es así… La mayor conciencia a causa de toda la publicidad en torno a la inmigración ha llevado a la gente a ser mucho más cautelosos al cruzar la frontera” resume Waldman.

La Asociación Canadiense de Libertades Civiles dice que el número de rechazos no es su única preocupación: “Ha habido un aumento en las detenciones temporales y búsquedas cada vez más invasivas, incluyendo búsquedas de dispositivos electrónicos”, dice Brenda McPhail, directora del proyecto de CCLA sobre privacidad, tecnología y vigilancia.

Después de que Trump anunciara su primera orden ejecutiva en enero prohibiendo la inmigración de siete países principalmente musulmanes, 200 participantes canadienses en el programa de viajeros de confianza Canadá-Estados Unidos (NEXUS), tuvieron sus tarjetas de entrada expresa temporalmente revocadas.

Nunca quedó claro si también se les denegó la entrada a los Estados Unidos o se les permitió entrar después de pasar por las medidas normales de seguridad. Durante el mismo período, otros canadienses dijeron que se les negó la entrada.

Los nuevos datos de los Estados Unidos no revelan las razones específicas de las denegaciones por lo que no está claro si ha habido un cambio en la razón por la cual las personas están siendo devueltas: Hay más de 60 razones por las que alguien puede ser rechazado

El nuevo jefe de Seguridad Nacional de Estados Unidos, el general jubilado John Kelly, dijo en una declaración a principios de este mes que si un viajero es detenido para una revisión adicional, puede ser rechazado, puede ser porque su nombre ha aparecido en una lista de vigilancia, o hay un problema con sus credenciales: “Hay una razón por la cual puede suceder esto”, dijo. “No es su raza, no es su religión, no es el idioma que hablan, es su estatus migratorio o de seguridad”.

Tal es la tensión entre las dos fronteras que La Junta Escolar del Distrito de Toronto, la más grande de Canadá, dijo a principios de este mes que ya no estaría reservando viajes escolares a los Estados Unidos.