La administración del presidente Donald Trump emitió el martes un comunicado sobre su acercamiento más explícito hasta el momento a las protecciones para jóvenes inmigrantes indocumentados de la era Obama. Pero al mismo tiempo emitió nuevas reglas que los defensores de la inmigración temen ya que su objetivo es eliminar las barreras previas a la deportación.

 

Un memorando recientemente liberado del Departamento de Seguridad Nacional ha revelado que quedarán intactas dos órdenes ejecutivas concedidas por el ex presidente Barack Obama en donde se brinda protección a los llamados “Dreamers”, los jóvenes inmigrantes que fueron traídos a los EEUU desde niños, y una segunda protección a los padres de ciudadanos estadounidenses y residentes legales.

 

Mientras que el DACA parece continuar de la misma manera, otra orden ejecutiva de Obama, el DAPA no habría sido modificado por la administración de Trump pero se encuentra bloqueado por los tribunales y todavía está atado a la demanda legal.

 

Trump está tomando decisiones cuidadosamente en lo que se refiere al DACA, caminando por una línea muy delgada entre los republicanos que desean que el programa se corte en su totalidad y el impacto político que generaría eliminar por completo las protecciones para los inmigrantes indocumentados. El presidente se ha referido al respecto diciendo que DACA es un tema muy difícil para él.

 

Hizo hincapié además en los posibles abusos del DACA, diciendo que muchos de los chicos son increíbles, pero también existen casos de personas que llegan al país para traficar drogas.

 

El secretario de la casa blanca Sean Spicer declaró al respecto diciendo que “Todo el mundo que está aquí ilegalmente es objeto de expulsión en cualquier momento” y contó además que  se encargarán de deportar inmediatamente a todos aquellos inmigrantes que hayan cometido algún delito o amenaza a la seguridad pública.

 

Los defensores de los inmigrantes se han mostrado desde hace tiempo insatisfechos con el enfoque de Trump sobre la eliminación de los “malos”, señalando su agresiva retórica anti-inmigrante durante la campaña electoral. En donde señaló durante su primer discurso a muchos inmigrantes mexicanos como criminales y violadores sin prueba alguna.

 

Se creará un procedimiento para las más de 750.000 personas que forman parte del DACA en el cual deberán verificar sus antecedentes obteniendo a cambio permisos para trabajar y recibir educación en los Estados Unidos a pesar de no tener la ciudadanía.

 

El objetivo es lograr que estos jóvenes que han pasado la mayor parte de su vida en los EEUU puedan contribuir a sus comunidades sin el temor de ser deportados.

 

Pese a que aquellas personas beneficiadas con el DACA no saldrán afectadas por el momento, la comunidad sigue preocupada ya que se estima que alrededor de 11 millones de inmigrantes indocumentados serán deportados en masa. Cumpliéndose así la peor de las promesas que anticipaba Trump en su campaña presidencial.

Hola Nebraska