“No se les quiere y lo van a notar”. Este país encierra a inmigrantes en una isla desierta para animales rabiosos

Foto: Google

El Gobierno de Dinamarca, en el norte de Europa, ha anunciado un plan para usar la isla de Lindholm para albergar a 100 inmigrantes que han cometido crímenes o a los que se les ha rechazado la solicitud de asilo pero no pueden regresar a sus países de origen, según ha reportado la web informativa Fortune.

“No se les quiere en Dinamarca, y lo van a notar”, ha dicho la ministra de Inmigración, Inger Stojberg, en la red social Facebook. El ministro de Finanzas, Kristian Jensen, ha defendido que no estarán encarcelados, pero deberán reportar cada noche ante los oficiales de la isla y dormir allí; si no lo hacen, irán a prisión.

El Partido Popular danés, de corte conservador y populista, ha publicado en la red social Twitter un vídeo de dibujos animados en el que se ve como un barco abandona a un hombre de piel oscura y ropajes musulmanes en una pequeña isla en medio del mar, con la leyenda: “Fuera, los extranjeros criminales no tienen nada que hacer en Dinamarca; hasta que podamos librarnos de ellos, los vamos a trasladar a la isla Lindholm”.

La isla en cuestión, de sólo 17 acres y difícil acceso, alberga en la actualidad una instalación de investigación sobre enfermedades infecciosas animales, establos y un crematorio.  Uno de los dos ferris que llevan hasta allí se llama Virus.

El Gobierno danés invertirá 115 millones de dólares para abrir las nuevas instalaciones migratorias en la isla en 2021, según ha informado el diario The New York Times. Allí instalará a aquellos inmigrantes que hayan solicitado asilo pero tengan antecedentes criminales, o a los que ya haya rechazado su petición pero no pueda devolver porque su vida correría peligro o porque su país de origen no lo quiere.