La escuela primaria O’Neill fue designada como santuario para que los chicos pasen la noche aquí.