Un niño fue llevado al hospital el lunes después de haber sido mordido en la cara por un perro.

Los paramédicos fueron llamados a calle 21 y Avenida Woolworth alrededor de las 9:30 pm. La Policía de Omaha llegó al lugar, el niño estaba jugando con sus amigos cuando fue mordido por el perro.

El niño fue llevado al hospital en ambulancia con lesiones que no ponen en riesgo su vida.

El perro va a ser puesto en cuarentena durante 10 días y será evaluado por los funcionarios después de su cuarentena.

Hola Nebraska