Jesse Hernández estuvo 12 horas con el agua hasta las rodillas y rodeado de gases tóxicos; este adolescente de California salió vivo de milagro.

Te puede interesar: