Nigeria ha aconsejado a sus ciudadanos contra cualquier viaje no urgente a Estados Unidos hasta que Washington aclare su política de inmigración, luego de varios incidentes en los que se negó la entrada a personas con visas válidas, dijo el lunes un asesor presidencial.

Abike Dabiri-Erewa, Asistente Especial del Presidente sobre Asuntos Exteriores, dijo que no se dieron razones para los casos en las últimas semanas en los que se negó la entrada a múltiples nigerianos con visas estadounidenses válidas y éstos fueron deportados a Nigeria.

El país de África Occidental no está entre un grupo de países de mayoría musulmana de los cuales el presidente Donald Trump quiere suspender el viaje a los Estados Unidos por motivos de seguridad. Cerca de la mitad de sus 180 millones de habitantes son musulmanes, y la otra mitad cristiana.

Se espera que Trump firme el lunes una nueva orden ejecutiva para implementar la prohibición de viajar, luego de que su primer intento en enero fue bloqueado en los tribunales.

Dabiri-Erewa no hizo ningún vínculo explícito con la prohibición, pero dijo que los nigerianos sin necesidad urgente deberían “considerar reestructurar su viaje hasta que haya claridad sobre la nueva política de inmigración”.

La demanda internacional de viajes a Estados Unidos en los próximos meses se ha aplacado, reflejando la incertidumbre sobre la política de inmigración de Trump, informó la compañía de análisis de viajes, ForwardKeys.