56 F
Omaha
domingo, abril 5, 2020

Mujeres emprendedoras recurren al ingenio para montar negocios y evitar la huida a Estados Unidos

“No aguanté. Salimos hacia EE.UU. pero desgraciadamente el coyote nos dejó tirados y tuvimos que regresarnos acá; ha sido muy difícil y duro”, dice una de estas mujeres, "ahora estoy pensando en emigrar otra vez, porque no quiero que mi hijo corra peligro".

SAN SALVADOR.— Sentadas en círculo a la sombra de enormes árboles de mango y almendra, un grupo de mujeres emprendedoras relatan, con tímidas sonrisas, cómo han logrado montar sus pequeños negocios y proteger a sus hijos de las garras de las pandillas. Todo eso sin caer en la tentación de huir hacia Estados Unidos, como lo han hecho otras desplazadas en meses recientes.

Durante un recorrido esta semana por varias comunidades en las afueras de San Salvador, facilitado por la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), varias madres salvadoreñas compartieron sus testimonios con un selecto grupo de periodistas de medios extranjeros, incluyendo Noticias Telemundo.

La situación de inseguridad y miedo es tal que los medios tienen prohibido mencionar siquiera el municipio al que pertenecen estas comunidades en las cercanías de San Salvador, ni grabar vídeos, o tomar fotografías de rostros.

Para mayor precaución, usamos pseudónimos -señalados con un asterisco- para proteger a las mujeres y a sus familias de posibles represalias, amenazas, o extorsiones de las pandillas y otros grupos criminales.

Con la ayuda de capital semilla, estas mujeres de comunidades de bajos recursos han logrado autonomía económica, pasando de la desesperanza a poblar sus humildes casas de adobe de productos artesanales.

Así, mediante talleres de emprendimiento, capacitación y asesoría, el programa de Plan Internacional las ha convertido, en cuestión de meses, en artesanas, costureras, alfareras, cocineras, panaderas, peluqueras, o pequeñas empresarias en otras áreas.

“Con esta ayuda que nos están dando para montar nuestros negocios, vamos a poder tener nuestros propios ingresos y mejorar nuestra economía.  Eso quiere decir que nuestro círculo familiar, nuestros hijos, van a estar mejor”, explicó María*, quien es dueña de una panadería.

Es que, en las zonas rurales de El Salvador, los trabajos acompañan el ciclo de siembra y cosecha -disponibles principalmente para hombres- y, en la actualidad, la temporada del corte de caña empezó en diciembre y concluirá el mes próximo.

“Pasamos rayados (ajustados), y cuando termine la temporada, en un hogar donde sólo trabaja el hombre, es duro: comemos solo frijoles, queso y tortilla. Ya con hijos es difícil, porque a veces no hay cómo darles para el pasaje al colegio, o para llevarlos a la clínica si se enferman”, agregó María*, madre de un niño de ocho años.

Hilvanando sueños, una puntada a la vez

Algunas emprendedoras desplazadas permitieron fotografías o grabaciones de audio bajo estrictas condiciones, por el alto riesgo de convertirse nuevamente en víctimas. Otras, como Rosario*, dieron sus testimonios fuera de cámaras en sus casas, mientras describían sus sueños y planes de futuro.

Rosario ofrece un recorrido por su pequeña casa, a la que se llega por un estrecho camino de tierra y, ya adentro, muestra un pequeño salón con piso de ladrillo en el que ha improvisado su taller de costura.

Luciendo un vestido rosa que ella misma confeccionó, Rosario sonríe al recordar que su sueño de ser costurera comenzó a los 13 años, cuando veía a su mamá sentada frente a una máquina de coser.

Su madre le regaló una tela con la condición de que “no la echara a perder o desperdiciar” porque, de lo contrario, se la cobraría, dijo con una amplia sonrisa.

“Hice mi primera falda con esa tela, estaba muy contenta… no me imaginé esto, ahora tengo mucha demanda, estoy trabajando con escuelas para hacer uniformes”, sonrió Rosario, quien utiliza a sus pequeñas hijas como modelos.

Rosario instaló su pequeño taller en la casa de su madre, ya fallecida. Allí comenzó haciendo ajustes, ruedos y demás alteraciones, y el negocio ha crecido “de boca en boca” con la ayuda de amigos.

Ahora cuenta con algunas máquinas, pero quiere comprar una industrial para responder a la demanda de uniformes, y contratar a ayudantes.

“Tengo trabajo, siempre he sido una mujer luchadora”, afirmó Rosario, cuyas palabras, transportadas bajo el sol calcinante por una suave brisa, eran puntualizadas por el cantar de gallos y las risas de niños que correteaban a su alrededor.

La tentación de huir

María*, madre soltera de un hijo adolescente, emigró a una colonia en San Salvador tras la muerte de su hermano a manos de desconocidos hace unos tres años, pero terminó en un barrio con frecuentes balaceras entre pandillas opuestas.

“No aguanté. Salimos hacia EE.UU. pero desgraciadamente el coyote nos dejó tirados en México a pesar de que ya le habíamos pagado, y tuvimos que regresarnos acá; ha sido muy difícil y duro”, anotó.

“Ahora estoy pensando en emigrar otra vez, porque no quiero que mi hijo corra peligro; estos grupos ya lo han querido meter a vender drogas… no me voy porque tengo que cuidar a mi mamá”, explicó.







Omaha
nubes rotas
56 ° F
58 °
53.6 °
41 %
3.2mph
75 %
dom
61 °
lun
66 °
mar
77 °
mié
71 °
jue
53 °

popular

Departamento de Salud Pública de Iowa confirmo 83 casos positivos y 8 muertes por Coid-19

El Departamento de Salud Pública de Iowa (IDPH) ha notificado 83 casos positivos adicionales y 519 casos negativos de Iowans con COVID-19, para un...

Tres nuevos casos COVID-19 en el condado de Adams

Se identificaron tres casos adicionales de COVID-19 confirmados por laboratorio en el condado de Adams, lo que elevó el número total de casos en...

Los estadounidenses se preparan para la semana ‘más dura y triste’ de sus vidas

Los estadounidenses se preparan para lo que el mejor médico del país advirtió que sería "la semana más difícil y triste" de sus vidas....

Primera persona muere por Covid-19 en Omaha

Un hombre de 80 años con problemas de salud subyacentes y en cuidados paliativos en el centro ha muerto. El hombre es una de las...