En un estante de su armario, ésta mujer de 26 años cuenta con un cuaderno que es clave para su vida. Hay información de contacto con su abogado, los datos de su empleador, sus padres y su beca universitaria. También hay un número de cuenta bancaria, sus tarjetas de crédito  y las instrucciones sobre qué hacer con su Toyota Corolla 2013.

Podría llamarse un “plan de preparación”. El nombre de la joven es Fatima Flores-Lagunas, estudia en la Universidad de Nebraska en Omaha y ha decidido hacer esto para estar preparada en caso de ser deportada.

Actualmente los políticos de Estados Unidos se encuentran debatiendo sobre el marco del programa de acción diferidos para los llegados al país en su infancia (DACA). El presidente Donald Trump no ha descartado un fin del programa de la era Omaba que protege hoy en día a más de 750.000 jóvenes traídos a los EE.UU ilegalmente por sus padres.

Nacida en México, Flores-Lagunas no está para nada de acuerdo con abandonar el hogar que ella construyó con sus padres en los Estados Unidos los últimos 20 años. Ella desea sentarse a hablar con el presidente. “Todos somos seres humanos al final del día”, fueron algunas de las palabras de la joven.

Fatima ha creado una lista de verificación para ayudar a amigos o familiares a manejar sus asuntos en caso de ser aprehendidos, dijo que quiere ser optimista, y está poniendo todos sus esfuerzos en la universidad y en ayudar a otros inmigrantes. Su hermana mayor ha hecho lo mismo, solo que su atención se centra en su hijo.

“Pero me di cuenta de lo que está pasando, y lo que está pasando es incierto.” dijo la joven.


Hola Nebraska