Minoristas estatales deberán destruir el alcohol tocado por las inundaciones

Los comerciantes de nuestro estado que esperaban salvar el alcohol que fue tocado por las aguas de las pasadas inundaciones no han tenido mucha suerte.

 

Esto porque la Comisión de Control de Licores de Nebraska anunció el lunes que las tiendas deben destruir todo el alcohol en los contenedores que entraron en contacto físico con el agua de la inundación.

Además, las tiendas y establecimientos tienen prohibido vender dichos productos y solo pueden reclamar pérdidas a través de su compañía de seguros.

La comisión explicó que hizo el anuncio después de recibir numerosas consultas de los minoristas sobre qué podían hacer con su alcohol.

Los negocios mayoristas también tienen prohibido recoger el producto o reembolsar a las tiendas por su pérdida.