Mercedes está retirando del mercado alrededor de 1 millón de automóviles y vehículos deportivos de todo el mundo ya que una parte de arranque puede recalentarse y provocar incendios.

Esta medida incluye vehículos que salieron a la venta entre 2015 y 2017, con cubierta de Clase C, Clase E y coches CLA, GLA, SUVs GLC.

El fabricante de automóviles alemán reportó 51 incendios en todo el mundo, alrededor de 30 de ellos en los Estados Unidos. La empresa no ha reportado informes de heridos.

Mercedes divulgó un comunicado el viernes en donde informó que un limitador de corriente puede sobrecalentarse y fundir las piezas cercanas.

Mercedes empezó a investigar el problema el junio pasado luego de recibir informes del campo de limitadores de corrientes “térmicamente dañados”.

Los propietarios serán notificados este mes y nuevamente cuando las piezas del repuesto estén disponibles en julio, ya que se deben instalar otros fusibles para evitar el problema. La reparación se hará de manera gratuita.