Cientos de niños inmigrantes continuan llegando al albergues en Texas.